1 ene. 2010

efecto mariposa




Quiero recordarme a mí misma (y a veces gritarle a todo el mundo) que no basta con conformarse, que no vale quedarse parada bajo la excusa de que uno es solo un granito de arena en una playa entera, y contra eso no puede luchar.
El pequeño gesto de cada uno sirve. Decir “NO” a situaciones injustas, sirve. Plantarle cara al status establecido, cuando no es el correcto, sirve. Enfrentarse cual David al Golliat que supone la sociedad actual, sirve.
Lo que no sirve es la comodidad de pensar: “no está en mi mano”.Yo no paso por eso. Yo agitaré mis alas siempre que sea necesario. Provocaré tsunamis, o tal vez no. Pero sabré que he agitado mis alas.

No hay comentarios: